Personas ilustres del Concejo de Cudillero

Artículos en Cudillero [Cudillero - Asturias]

 

Datos técnicos

Categoría: El concejo

Tipo: Artículos

 

Oficina turismoRuta GPSSube tus fotos

Teléfonos

985 591 452 • 985 591 377 (Oficina de turismo)

Descripción

Extenso es el capítulo de personajes distinguidos, naturales del concejo de Cudillero; algunos de ellos se citan seguidamente.

Álvaro Menéndez de Avilés —fallecido en Avilés en 1569—, hermano del Adelantado Pedro Menéndez de Avilés, conquistador de La Florida, con quien colaboró, llegando a ser almirante de la mar y capitán general de la Armada del Océano.

• En su trabajo sobre la participación asturiana en la conquista y colonización de América entre 1496 y 1599, los profesores Martínez Rivas, Estrada Luis y García Carbajosa, que tienen registrados un total de 17 vecinos de este concejo entre los emigrantes al nuevo continente, destacan el papel de Alonso Menéndez Márquez, natural de Cudillero, que era sobrino de Pedro Menéndez de Avilés, el Adelantado de La Florida, y por sus apellidos, hermano o pariente de Pedro Menéndez Márquez.

En el año 1565, Alonso Menéndez acompañó a su tío a La Florida aportando a la empresa un navío propio de 55 toneladas, el Espíritu Santo, que equipó también a su costa y del cual fue su capitán.

Tomado el fuerte francés de La Carolina, Alonso Menéndez fue, en abril de 1566, en misión exploratoria con su tío hacia las incógnitas tierras situadas al norte del fuerte San Mateo, antes Carolina. Más allá del río Altamaha, en el Norte del actual Estado de Georgia, descubrieron un poblado indígena llamado Guale. El anciano cacique del lugar recibió amigablemente a los exploradores asturianos, quienes hallaron aquí a dos europeos supervivientes de la expedición del capitán francés Jean Ribault. Uno de ellos, un español llamado Guillermo, pasó de inmediato a servir al Adelantado como intérprete; el otro, un calvinista francés, estaba casado con una hija del jefe indio y siempre se mostró contrario a los españoles perjudicándoles en todo lo posible. Siguiendo su política de reconciliar a los jefes indios enemistados, el Adelantado propuso a Guale que hiciese las paces con su vecino Orista —otro cacique cuyo territorio se hallaba unos kilómetros más al Norte, al Sur del Estado de Carolina del Sur—. Para demostrar sus buenos propósitos, el Adelantado dejó en Guale como prenda a su sobrino Alonso Menéndez, llevando, por su parte, a dos guerreros de la tribu para que se entrevistasen e hiciesen las paces con Orista. Alonso Menéndez Márquez quedó, por tanto, en Guale al mando de un grupo de cinco españoles. En la espera, el capitán asturiano se percató de que el que verdaderamente mandaba en la tribu era el hijo de Guale, descubriendo además que éste estaba muy influenciado por el calvinista francés, quien le había aconsejado que atacase y matase a todos los españoles. De estos y otros descubrimientos dio cuenta a su tío cuando regresó al mes siguiente. Para contrarrestar la influencia y el mal ejemplo que daba el francés a los aborígenes con su conducta escandalosa, el Adelantado persuadió a Alonso Menéndez que se quedase en Guale para enseñar a los indígenas la doctrina católica. Aunque le disgustaba permanecer entre los salvajes, Alonso Menéndez no se opuso a la sugerencia de su tío, pero le pidió que antes se llevase lejos al francés, ya que con él allí no podría hacer nada; temía también que el galo, por medio de los naturales, terminase con él y los demás españoles que quedasen allí. Cumplida su petición, Alonso Menéndez se quedó en Guale para adoctrinar a los nativos. En esta tarea le ayudaron otros cuatro españoles. Tres meses después, en agosto de 1566, falleció el capitán asturiano, dejando muy tristes a sus compañeros y a los indígenas, que llegaron a tenerle mucho aprecio.

• El escritor Pedro de Laveiciella, natural de Beiciella/Veiciella (lugar perteneciente a la parroquia de San Martín de Luiña), autor de El león español (Madrid, 1581), poema épico que relata las hazañas de don Pelayo.

Antonio Albuerne, valeroso marino nacido en 1747, de quien González Posada, en sus Memorias Históricas del Principado, relata acciones heroicas.

Alonso Arango y Sierra (Cudillero, mediados s. XVIII-Avilés, 1827), brillante militar y escritor; intervino en el cerco a Gibraltar de 1782 y, una vez retirado de la milicia, llegó a ser miembro de la Sociedad Económica de Amigos del País por sus aportaciones en materia agraria al progreso de la región asturiana.

José Fernández de la Ahúja, quien «fue jefe político de varias provincias y ocupó otros altos puestos en el reinado de Isabel II» (A. Bravo, ob. cit.), y su hijo, Timoteo Fernández de la Ahúja, presidente de la Sala de Audiencia de Madrid.

• El escritor Antonio Arango Valdés (1837-1859), quien se introdujo fundamentalmente en el mundo de la poesía cuando estudiaba Derecho en la Universidad de Oviedo; su producción poética, de tendencia romántica, apareció publicada en dos volúmenes, Ayes perdidos y Suspiros del alma (Oviedo, 1859).

Dionisio Fierros Álvarez (Ballota, 1827-Madrid, 1894), uno de los más brillantes pintores asturianos de todos los tiempos, al que la consagración definitiva a nivel nacional le llegó durante la Exposición Nacional de Bellas Artes celebrada en 1860, donde obtuvo un primer premio por el cuadro titulado Una romería en las cercanías de Santiago; otras obras suyas destacadas son: Un mendigo, Santa Teresa de Jesús, Un palco en el Teatro de la Ópera, Mayo en Ribadeo, etc.

Fortunato Selgas Albuerne (Cudillero, 1838-Madrid, 1921), licenciado en Derecho Civil y Canónico por la Universidad ovetense (1864), gran erudito en Bellas Artes y arqueología, uno de los primeros estudiosos del arte prerrománico asturiano, miembro de las Academias de Historia, Bellas Artes de San Fernando y Ciencias Históricas de Toledo, cofundador de la excelsa quinta de los Selgas en El Pito —ésta, de especial relieve histórico-artístico— y gran benefactor de Cudillero, contribuyendo, junto con sus hermanos Ezequiel y Francisca, al mejoramiento del pequeño pueblo de El Pito, al que dotaron de flamante y espléndido templo, cementerio y Escuelas de Instrucción Primaria y de Comercio, subvencionadas con un capital de ochocientas mil pesetas para su sostén. Colaboró con la Revista de Asturias, en su segunda época (1878-1783). Publicó folletos, opúsculos y libros, como Monumentos ovetenses del siglo IX; La basílica de San Julián de los Prados-Santullano en Oviedo. Estudio de las tres restauraciones efectuadas en 1912-1915; La primera basílica de Santianes de Pravia y su panteón regio; Jovellanos considerado crítico de Bellas Artes; Origen, Fuero y monumentos de Avilés, o De Avilés a Cudillero. Apuntes de un viaje histórico y arqueológico, obra editada ahora con formato de libro que incluye un estudio preliminar de Ana María Fernández García, convirtiéndose en el primer título de los archivos de la Fundación Selgas-Fagalde.

José García de la Concha, un destacado militar, nacido en 1846, al que Cudillero homenajeó bautizando con su nombre a una de las principales calles de la villa.

Bernardo García-Rovés Ordóñez, fundador del colegio de San Dionisio y uno de monjas francesas de La Providencia.

Bonifacio Fernández-Ahúja Martínez (1870-1951), chantre (dignidad a cuyo cargo estaba antiguamente el gobierno del canto en el coro) de las catedrales de Manila, en Filipinas, y Las Palmas de Gran Canaria, deán de Segorbe (Castellón) y Mondoñedo (Lugo), y artífice de la letra y música de canciones y villancicos pixuetos, faceta en la que igualmente sobresalió su hermano, el también sacerdote José Antonio Fernández-Ahúga, párroco en varios lugares de Asturias: Soto de Aller, Jove (Gijón), etc.; falleció en 1958, después de medio siglo de labor pastoral, dejando bastantes escritos, en parte recogidos en un libro titulado Zambombas y Castañuelas.

Los hermanos Pío y Sergio Fernández-Ahúja, el primero (1877-1962), médico; el segundo, sacerdote, acérrimo defensor de la comunidad marinera de Cudillero.

• El más brillante orador aportado por el concejo, León Fernández Martínez, Padre León, C.P. (1901-1962).

• El general de brigada Adolfo Marqués Fernández (Cudillero, 1918-Madrid, 1978), nacido en el seno de una humilde familia de pescadores, fue un destacado militar, laureado con las más altas condecoraciones (Gran Cruz de San Hermenegildo, Gran Cruz del Mérito Naval, medallas de las ciudades de Barcelona y Almería y Cruz de San Jorge); el nombre de Paseo General Marqués fue puesto al viejo muelle del oeste del puerto de Cudillero.

Elvira Bravo Fernández-Ahúja (1892-1986), Hija Predilecta de la villa de Cudillero, pregonera vitalicia de la misma, desarrolló una impagable tarea de recuperación de la mayor parte del folklore pixueto y el tradicional sermón de L´Amuravela.

Gustavo Suárez Pertierra (Cudillero, 1949), catedrático de Derecho Eclesiástico del Estado de la Universidad Complutense madrileña, ex titular de los ministerios de Educación y Defensa, etc., recibió numerosas condecoraciones (Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar con distintivo blanco; Cruz de Honor de la Orden de San Raimundo de Peñafort; la Amuravela de Oro, galardón instituido por iniciativa del Cronista Oficial de Cudillero, Juan Luis Álvarez del Busto, y otorgado anualmente por la Asociación de Amigos de Cudillero) y es autor de varias obras, entre ellas: Libertad religiosa y confesionalidad en el ordenamiento jurídico español (1978), El fenómeno religioso en la nueva Constitución española (1980) y Legislación sobre Defensa Nacional (1988).

• El Cronista Oficial de Cudillero, Juan Luis Álvarez del Busto, gran conocedor del concejo, recomienda incluir en este apartado a tres personas que, aunque no nacieron en el término municipal, mantuvieron con él estrechos lazos: Julián Suárez Inclán (1848-1909), Hijo Adoptivo de Cudillero, al que la villa capital le reservó su mejor calle. El madrileño Agustín Bravo Fernández de la Muria (1861-1927), farmacéutico y escritor polifacético bajo el seudónimo de Roque, cronista oficial y alcalde del municipio; y el sacerdote José Barcia Rubio (1924-1972), párroco de Cudillero, cuya gran labor trascendió lo pastoral, extendiéndose a los ámbitos sociocultural y educativo.

Dirección

Dirección postal: 33150 Cudillero. Cudillero.

Dirección digital: 8CMP8WW7+WH

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

EuroWeb Media, SL, es el único titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial de las fotografías, visitas virtuales y textos que muestra en sus sitios web, ocasionalmente algunos textos y fotografías pueden pertenecer a otros autores. En consecuencia, no está permitido suprimir, eludir o manipular el aviso de derechos de autor («copyright») y cualesquiera otros datos de identificación de los derechos de EuroWeb Media, S.L. Asimismo está prohibido modificar, copiar, reutilizar, explotar, reproducir, comunicar públicamente, hacer segundas o posteriores publicaciones, cargar archivos, enviar por correo, transmitir, usar, enlazar / linkar, tratar o distribuir de cualquier forma la totalidad o parte las fotografías, visitas virtuales y textos si no se cuenta con la autorización expresa y por escrito de EuroWeb Media, SL. EuroWeb Media, SL siempre publica una obra fotográfica compuesta por un número variable e indeterminado de fotografías que forman un conjunto único, inseparable e inmodificable como se considera en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual española.

Referencia

0601002 033302102 0601000 0333021 124059 0333 0600000 03330210201

 



Dónde dormir Dónde comer Playas Rutas Patrimonio Eventos Transporte Naturaleza Turismo activo Etnografía Princesa de Asturias Info. práctica Reseñas