Valle y Parroquia de Paredes, Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2001

Pueblo Ejemplar en Paredes [Valdés - Asturias]

 

Datos técnicos

Categoría: Fundación Princesa de Asturias

Tipo: Pueblo Ejemplar

 

E-mailRuta GPS

Teléfonos

985 258 755

Descripción

Acta del jurado

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2001, integrado por D. Jesús Arango, D.Francisco Javier de la Ballina, D. Juan Campos Ansó, D. Efrén Cires Suárez, D. Felipe Fernández, D. Nicanor Fernández, D. Severino García Vigón, D. Joaquín Manzanares Rodríguez, D. José Luis Marrón Jaquete, D. Ignacio Martínez, D. José María Patac de las Traviesas, D. José Luis Pérez de Castro, D. Ignacio Quintana Pedrós, D. Francisco Quirós Linares, D.ª Carmen Ruiz-Tilve Arias, D. Valentín Ruiz García, D. Miguel Trevin, D. Víctor Vázquez Fernández, presidido por D. Francisco Rodríguez García y actuando de secretario D. Adolfo Barthe Aza, a la vista de las sucesivas votaciones y de los resultados obtenidos en la mismas, acuerda conceder por unanimidad el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2001 al Valle y Parroquia de Paredes (Valdés).

Con la concesión de este galardón el Jurado quiere reconocer la implicación de sus vecinos en un trabajo ejemplarmente desarrollado en pro de la conservación, tanto de los rasgos del espacio natural, tarea en la que han puesto en relieve una aguda sensibilidad y constancia como en la de su patrimonio histórico y etnográfico, a la par que han dado prueba de estar en posesión de un notable sentimiento de solidaridad vecinal. Conjunto de circunstancias que hacen del Valle y Parroquia de Paredes un colectivo merecedor de ser reconocido mediante el premio que se le otorga.

El Jurado desea así mismo destacar el entusiasmo y la tenacidad que la Asociación de Vecinos «Valle de Paredes» han demostrado presentando reiteradamente su candidatura a este galardón.

El Jurado reconoce también los méritos de San Ignacio de los Beyos, en Ponga, que ha resultado finalista.

Oviedo, 17 de septiembre de 2001

Discurso del Príncipe en el acto de entrega

Con verdadera ilusión vengo al Valle de Paredes para compartir con vosotros unas horas de unión, de feliz convivencia y de esperanza; unas horas muy especiales e inolvidables, que habéis construido con intenso trabajo, sin desalientos, hasta conseguir muy merecidamente este Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias que os acabo de entregar. Es emocionante premiar a quienes tan profundamente sienten que han hecho con su esfuerzo un gran bien a su comunidad. Os doy las gracias por ello.

Este acto, sencillo y auténtico, hace posible, un año más, que visite otro hermoso lugar de esta querida Asturias. Me permite guardar para siempre en mi memoria momentos entrañables, en esta ocasión en el marco de vuestro apacible y bellísimo valle, del que, por tantas razones, tan orgullosos os sentís.

Vuestra actitud responsable, vuestro comportamiento como vecinos solidarios, deben tener el reconocimiento de todos. Sé de la constancia que habéis tenido para que se distinga la ejemplaridad de vuestros desvelos; sé de vuestro tesón por mostrarnos a todos, confiados en vuestros méritos, lo mucho que habéis hecho, convencidos de que los valores más importantes de una comunidad se asientan en el respeto por el patrimonio heredado de las generaciones que os precedieron y a las que, en modo alguno, queréis olvidar. Esta actitud también os honra.

Porque es cierto que no es posible el progreso verdadero sin valorar los sutiles e imprescindibles lazos que nos unen al pasado, sin preservar las tradiciones y la memoria, sin sentir y cuidar lo cercano. Todo ello constituye la raíz más honda para elevarse y buscar nuevos horizontes, como hacen los viejos e invencibles árboles de los bosques que rodean este maravilloso lugar.

Ese progreso sabéis que no se alcanza destruyendo el medio natural, o alterándolo irremediablemente, sino haciendo una apuesta por la vida, como ahora, con verdadera admiración, se os reconoce que habéis hecho.

Vuestro decidido y apasionado trabajo os permite seguir creyendo en un futuro mejor para vosotros y para vuestros hijos. Al entregaros con la fortaleza de las mejores convicciones al cuidado de vuestra parroquia y de vuestro valle, habéis mostrado también un alto grado de civismo. Porque con nada debemos ser más respetuosos que con el aire, el agua, los bosques, la generosa naturaleza que nos entrega todo. De ello depende, verdaderamente, nuestro porvenir. Vosotros tenéis la fortuna de disfrutarlo gracias a vuestra cooperación y desvelos.

Haciendo un uso moderado y armónico de la tierra que vuestros mayores os han legado, habéis logrado lo que no es fácil de alcanzar: preservar para el futuro un paisaje y una naturaleza admirables, transmitiendo a vuestros herederos una lección de respeto a la tradición y a las acciones comunitarias, para enseñarles, de ese modo, que, con firme voluntad y sólidos principios, se alcanzan las más difíciles metas.

Quiero felicitar a la Asociación de Vecinos «Valle de Paredes» por haber presentado esta candidatura y por su tenacidad y entusiasmo, que el Jurado ha destacado en el acta de concesión. Es esta unidad de acción, tan sólidamente construida, la que os ha conducido al éxito. Debéis mantenerla y cuidarla como uno de vuestros mayores tesoros, pues iniciativas como las que habéis emprendido, en las que brillan la responsabilidad, el espíritu de superación y la buena vecindad, son un ejemplo para todos.

Vosotros sabéis hasta qué punto acontecimientos y problemas nacidos muy lejos pueden afectar nuestro devenir, cómo lo que sucede en lejanos países puede influir decisivamente en nuestras vidas. Cuando la historia acelera su eterno movimiento para llevarnos a una nueva era en la que todo parece más inseguro y vulnerable, necesitamos, quizá más que nunca, la atención y el cariño por lo más próximo. Nos dará fortaleza y nos permitirá mantener viva la esperanza.

Agradezco y felicito al Jurado por su decisión y animo a todos los pueblos que han presentado su candidatura para que sigan trabajando cada día con ilusión.

Aquí cerca, vuestro río Esva sigue con su canción alegre y limpia. Ese rumor debe ser una permanente llamada a vuestras conciencias, una llamada que os invite a ser los mejores y a hacer siempre lo mejor. No dejéis de escucharla, porque estoy seguro de que nunca os decepcionará.

A los vecinos más jóvenes del valle, os pido que continuéis por la senda iniciada, en concordia, con el mismo entusiasmo y la misma alegría con la que habéis hecho tantas obras buenas. Seguid cuidando vuestro pueblo y vuestro valle, proteged su hermosura, su ejemplaridad.

Muchas gracias.

Discurso de agradecimiento

Alteza,

Excelentísimas e Ilustrísimas autoridades,

Señoras y señores,

Cuando esta mañana los alegres tañidos de las campanas de la iglesia parroquial nos avisaban que faltaba poco tiempo para el inicio de este acto, nos dimos cuenta de verdad de que, por fin, había llegado el día que tanto esperábamos, el de la visita de Su Alteza Real D. Felipe de Borbón y Grecia. Señor, es para este Valle el día más señalado de su larga historia. Gracias.

Hace siete años nos presentábamos por primera vez Premio al Pueblo Ejemplar que cada año, desde 1990, convoca la Fundación Príncipe de Asturias. Durante seis años, cuando los medios de comunicación daban a conocer el fallo del jurado, nuestro ánimo decaía por no ser los ganadores, pero este desánimo duraba poco; a la mañana siguiente ya estábamos pensando en la convocatoria del año próximo y que en esa ocasión seríamos los elegidos. Esa persistencia dio resultado, y hoy Su Alteza nos hace entrega de tan codiciado galardón. Agradecer al jurado y a la Fundación Príncipe de Asturias esta distinción.

No quisiera olvidarme en estos momentos felices de nuestros antepasados, que fueron capaces, generación tras generación, de ir definiendo un singular modo de vida y tejer un paisaje del que hoy nos sentimos orgullosos. El desafío es transmitir esta herencia a nuestros descendientes, por lo menos, en las mismas condiciones que tenía en el momento que pasamos a administrarla. Para ellos un recuerdo en este día tan especial.

Señor, cuando nació la Asociación de Vecinos del Valle de Paredes dos eran sus objetivos: defender la herencia de nuestros antepasados y mejorar la calidad de vida de los habitantes del valle.

Somos un pueblo viejo de aldeanos y vaqueiros, y durante siglos nuestra principal preocupación fue sobrevivir en un medio como este. Con lo que hacíamos, buscábamos, únicamente, al igual que otras muchas comunidades rurales de Asturias, poder alimentar diariamente a nuestros hijos y tener una vida digna. Sin un equilibrio entre la naturaleza y nuestras actividades diarias no hubiera sido posible salir adelante.

Y a pesar de que algunas veces inclinamos la balanza en beneficio de nuestras actividades, creo que hemos conseguido ese equilibrio. De otra manera, no podríamos admirar el paisaje que nos rodea, ni en un amanecer pasear por el valle y observar al corzo pastando a la orilla de nuestras casas, al salmón remontando el río Esva hacia los frezaderos donde depositará las huevas que asegurarán su descendencia o contemplar los vuelos del azulado martín pescador buscando el sustento diario, y con un poco de suerte ver cómo la nutria huye ante nuestra presencia.

Esta situación la queremos mantener. Por eso, cuando quisieron intensificar las plantaciones de eucaliptos, no nos pareció adecuado y al pretender implantar una actividad industrial extractiva en nuestro valle, que atentaba directamente contra la naturaleza y contra las costumbres locales, nos opusimos radicalmente. No por ir en contra del progreso, sino por todo lo contrario, pues entendíamos que nuestro futuro estaba y está en aprovechar racionalmente los recursos locales. En esa lucha recibimos el apoyo de numerosas instituciones, entidades y personas. A todas ellas nuestro eterno agradecimiento.

La mejora de la calidad de vida de los habitantes del mundo rural es en la actualidad un reto importante y que preocupa a toda la Unión Europea. Si queremos que los pueblos sigan con vida es necesario dotarlos de aquellos servicios, equipamientos e infraestructuras que permitan a los lugareños sentir que no se encuentran tan lejos del mundo urbano. Es necesario permitirles participar en el diseño de su futuro y que se sientan dueños de su destino.

Con nuestras precarias posibilidades intentamos hacer más fácil la vida de los habitantes del valle. El arreglo de caminos; la mejora de las redes de abastecimiento de aguas; las rehabilitaciones de la iglesia parroquial, escuela, consultorio médico, capillas, nos vienen ocupando desde hace años. Siempre con el esfuerzo de los vecinos y recurriendo al trabajo en común tan propio de la Asturias rural.

La recuperación de las señas de identidad también es otra de nuestras constantes. Prueba de ello son la revitalización de las sextaferias, las reuniones de vecinos para decidir sobre temas que nos afectan directamente, la rehabilitación, recuperación y muestra de nuestro patrimonio cultural o la celebración de fiestas.

De una de estas fiestas nos sentimos especialmente orgullosos, la que se celebra desde 1995 cada mes de agosto, el Descenso Ecológico del Río Esva. Podemos asegurar que es la fiesta del valle. Con ella, pretendemos aportar un grano de arena a la defensa de la naturaleza, confraternizar con otros pueblos de Asturias y la exaltación de nuestras costumbres y tradiciones.

Nuestra intención es continuar en esta línea de trabajo. Diversos son los proyectos que tenemos en mente realizar en un futuro próximo, prestando especial atención a los dirigidos a la tercera edad. Uno, en concreto, es la adecuación de las escuelas de Agüera como centro social para este colectivo. Pero necesitamos ayuda, pues la Asociación no posee por sí sola los recursos suficientes para realizarlo.

Creo que este es un problema común de todas las comunidades rurales de Asturias, por lo que pido se redoblen los esfuerzos para apoyarlas y que todos seamos más sensibles con sus problemas e inquietudes. De esta manera lograremos, con total seguridad, lo que todos deseamos: un mundo rural vivo.

Señor, reiterarle nuestro agradecimiento por la jornada que nos dedica y sepa que este valle jamás olvidará el día que nos visitó.

Muchas gracias

Dirección

Dirección postal: 33780 Paredes. Valdés.

Dirección digital: 8CMP8WW7+WH

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

EuroWeb Media, SL, es el único titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial de las fotografías, visitas virtuales y textos que muestra en sus sitios web, ocasionalmente algunos textos y fotografías pueden pertenecer a otros autores. En consecuencia, no está permitido suprimir, eludir o manipular el aviso de derechos de autor («copyright») y cualesquiera otros datos de identificación de los derechos de EuroWeb Media, S.L. Asimismo está prohibido modificar, copiar, reutilizar, explotar, reproducir, comunicar públicamente, hacer segundas o posteriores publicaciones, cargar archivos, enviar por correo, transmitir, usar, enlazar / linkar, tratar o distribuir de cualquier forma la totalidad o parte las fotografías, visitas virtuales y textos si no se cuenta con la autorización expresa y por escrito de EuroWeb Media, SL. EuroWeb Media, SL siempre publica una obra fotográfica compuesta por un número variable e indeterminado de fotografías que forman un conjunto único, inseparable e inmodificable como se considera en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual española.

Referencia

1011006 033303413 1011000 0333034 128389 0333 1000000 03330341321

 



Dónde dormir Dónde comer Playas Rutas Patrimonio Eventos Transporte Naturaleza Turismo activo Etnografía Princesa de Asturias Info. práctica Reseñas